Sobre el Logo de ELAPDIS 2014 Argentina

Algunas ideas preliminares sobre nuestro logo de ELAPDIS 2014 ARGENTINA y el tema central del liderazgo.

Hernán López-Garay

El logo creado por el diseñador Daniel Lopera, uno de los miembros fundadores del grupo de investigación MYSCO (Modelado y Simulación de Sistemas Sociales Complejos) de la Universidad de Ibagué, Colombia busca “provocar” al pensamiento sistémico ---llamarlo a pensar sobre el tema del liderazgo. En las siguientes reflexiones preliminares ahondaré un tanto en este punto. Pero permítanme dar primero un poco de contexto para luego referirme a la idea de liderazgo que el logo insunúa: El líder es el que crea las condiciones de posibilidad de la emergencia y sostenimiento de comunidades auto-organizadas en la que el florecimiento del individuo y el de la organización se complementan armónicamente, pero que además deben dar lugar a condiciones de posibilidad para el surgimiento de otras comunidades de las mismas características y así sucesivamente en un desarrollo teselado ….hacia el florecimiento humano de un nuevo orden a escala planetaria …..

El concepto de liderazgo es hoy ampliamente debatido. Hay una corriente dominante que concibe el liderazgo como una práctica empresarial al servicio del mercado y el desarrollo económico per se. En este sentido el líder es el que puede conducir la empresa a innovar, crecer y generar mayores ingresos, todo lo cual le permitirá ganar una posición más sólida en el mercado, adaptarse mejor a los turbulentos ambientes locales y globales de nuestro convulsionado presente, con miras al control global y globalizante.

En ELAPDIS 2014 ARGENTINA deseamos contrastar esa concepción de liderazgo con una centrada en el florecimiento del ser humano (Alasdair MacIntyre, Dependent Rational Animals).

La definición de liderazgo de Ackoff puede servirnos de bisagra conceptual conectando estas dos concepciones, a saber la mercantilista y motorizada por una visión instrumental del mundo, y por valores de competencia y dominación global, y la humanista que concibe la crisis global actual como producto de esos valores, y restituye el ser humano al centro de nuestro quehacer, y la economía la pone al servicio del florecimiento humano.

Ackoff (A Systemic View of Transformational Leadership) define liderazgo de manera amplia: “El liderazgo consiste en orientar, fomentar y facilitarle a otros tanto la consecución de fines como el uso de medios que ellos mismos han seleccionado o cuya selección han aprobado.”

Esta definición da lugar a posibles interpretaciones favorables a la mencionada noción de liderazgo pero también puede dar lugar a una noción centrada en el individuo y su florecimiento conjunto con la organización en la que se desenvuelva. En efecto, en A Systemic View… Ackoff nos dice que el liderazgo es una función estética. Siguiendo los ideales de la Grecia Antigua, entiende Ackoff por estética/belleza uno de los cuatro aspectos del desarrollo humano (¿florecimiento humano?), siendo los otros tres: Verdad, Bondad, Plenitud. Más adelante en el escrito aclarará por qué es una función estética: Los líderes deben jugar un papel creativo y recreativo en la persecución de los ideales, y estas son funciones estéticas.

Una posible interpretación del escrito es la de que el líder (transformacional) es el que guía, orienta, estimula la actividad humana en la búsqueda y persecución de esos ideales, en el contexto de una empresa o en el amplio contexto social. Al final del escrito Ackoff resume el desarrollo de su idea de liderazgo, la cual la asocia con la idea de producir una transformación en las organizaciones ---de organizaciones pensadas como organismos biológicos a organizaciones pensadas como sistemas sociales:

The transformation of a corporation from an organismic to a social system is only one kind of transformation through which it can be put. However, in the current environment - characterized by an increasing rate of change, interdependence, complexity, production and dependence on knowledge and information, global competition, and so on - there is no other type of transformation that can bring about the necessary focus on employees, customers, and the other corporate stakeholders. A corporation that fails to see itself as an instrument of all its stakeholders will probably fail to use and be used by, them effectively enough to survive in the new environment.

El líder transformacional es el que contribuye a esa transformación y por lo tanto a la sobrevivencia de la organización:

Summarizing this much, then, a transformational leader is one who can formulate or facilitate the formulation of an inspiring vision of something to be sought even if it is unattainable, although it must at least be approachable without limit. The leader must also be able to encourage and facilitate (inspire) pursuit of the vision, by invoking the courage required to do so even when short-term sacrifices are required, by making that pursuit satisfying, fun as well as fulfilling.

Retomemos la explicación del logo de ELAPDIS 2014 ARGENTINA y el tipo de liderazgo allí insinuado. Veremos que la noción ackoffina de liderazgo puede hacerse resonar en la noción que pretendemos dibujar a continuación.

Observemos el logo. Una primera distinción

del logo no los revela como una flor. Si dibujamos una segunda distinción nos daremos cuenta que la flor esta hecha de flores exactamente de la misma forma que la flor total. Es decir el logo tiene una estructura de fractal. Nuevas distinciones nos revelan que cada flor está constituida de individuos que a su vez constituyen armónicamente los pétalos de la flor pero también su centro. Cada uno florece dentro del contexto del todo. Y gracias a su florecimiento el todo florece y viceversa. ¿Qué noción de liderazgo expresa este logo? Una posibilidad es la del líder como aquel que ayuda a crear condiciones para el florecimiento de comunidades (bien sea en el seno de una organización, bien en el seno de la sociedad en general) que se auto-organicen y desarrollen facilitando la emergencia de otras comunidades que se auto-organicen…etc. El logo da mucho más qué pensar, y esa es la idea que buscamos al reunirnos en la bella Buenos Aires. Por ello termino por ahora con algunas ideas acerca del florecimiento humano.

Recordemos algunas ideas aristotélicas acerca del Telos de los seres humanos. Específicamente los seres humanos buscan realizar el bien que les es propio. Una vida buena es aquella en la que desarrollamos la capacidad de saber apreciar no sólo bienes tales como la amistad, el honor, la virtud…etc. sino también cómo esos bienes conforman una totalidad. El florecimiento de lo humano involucra entonces el desarrollar esa capacidad, a través de diversas prácticas que involucran precisamente el ejercicio de virtudes fundamentales. En este sentido las virtudes son bienes humanos vitales porque nos permiten florecer justamente como humanos.

Human flourishing involves goodness of the will, that is, exercise of the virtues. So as to flourish, dolphins do not need to be just, generous, wise, and so on. Nonetheless, flourishing in humans is analogous to flourishing in intelligent non-human animals. Hunting and playing are goods for dolphins because they enable them to flourish as dolphins, and virtues are goods for humans because they enable us to flourish as humans. ( Allyn Fives, Human Flourishing: The Grounds of Moral Judgment)

Ahora bien, para que pueda florecer un individuo como ser humano es necesario que en la comunidad en la que se desenvuelve pueda ejercitar de forma significativa esas virtudes incluyendo la de un ejercicio independiente de la razón práctica. Y añadimos una idea más, la cual obviamente habrá que contextualizar apropiadamente a las organizaciones humanas, pero que es un reto al pensamiento sistémico que ELAPDIS 2014 ARGENTINA nos plantea. La idea en bruto tiene que ver con la ética del dar y recibir, una idea que MacIntyre la relaciona con lo que él llama la virtud de la generosidad justa:

“[We should give] to another in significant need ungrudgingly, from a regard for the other as a human being in need, because it is the minimum owed to that other, and because in relieving the other’s distress I relieve my distress at her distress.” (MacIntyre, ibid. p.121).

Esta virtud es tan fundamental que sin su práctica MacIntyre considera que una vida comunitaria buena no es posible, es decir una vida en la que los individuos puedan florecer como seres humanos.